Jacques Lacan

Sólo se siente culpable quién cedió en su deseo