No es amor

Se suele escuchar en ambientes de trabajo, en mesas con amigos, cuando sale el tema del análisis:

-«Yo le pago para que analice a mi hijo, pero a mi no me cite, estoy muy ocupado» 

-«Yo no pago; que pague ella!! Yo pongo la cuota alimentaria…»

-«Es más caro atender a mi hijo que a mí?!»

-«Me dijeron que por internet sale menos»

Hablar sobre el dinero no es fácil, y en estos tiempos políticos y sociales aún más. Pensemos un poco el sentido. 

En la clínica hay dos el paciente y el analista. Uno paga y el otro cobra. Freud dice que el analista al inicio del tratamiento debe “comunicar” cuánto “estima, valora, aprecia” su tiempo de tratamiento. Bien sabemos que el analista precisa del dinero para su manutención o sea que lo que lo real del dinero toca lo real del analista tanto como de su paciente. Pero entre lo que el analista cobra y lo que el paciente paga no hay relación, ya que no es equivalente lo que se paga a lo que se cobra. El analista paga, también, con palabras, con interpretaciones y con su presencia… cobra para abstenerse de gozar al paciente ya que “si es por plata, no es por amor”… Es decir porque media un pago, no es por amor.

Luego de que llevemos adelante la sesión podrás realizar el pago.
Te llegará un link a tu mail que te permitirá abonarla.

"Sólo se siente culpable quién cedió en su deseo"
Jacques Lacan